• Porque el cajón del Achibueno es uno de los cinco Sitios Prioritarios de Conservación de la Biodiversidad que existen en la región del Maule. Esta categoría le fue otorgada por la propia Conama (ver infografía).
  • Porque la belleza del río y su entorno hacen que sea uno de los lugares más privilegiados de la zona Central en términos de potencial turístico.
  • Porque es uno de los últimos ríos de la zona central que va quedando sin intervenir.
  • Porque estas centrales desviarían la mayor parte del caudal del río en un tramo de 44 kilómetros, transformando el cauce natural del río en un verdadero pedregal (durante estos 44 kilómetros la empresa pretende dejar en el cauce natural tan sólo un 10% del caudal promedio anual que trae el río).
  • Porque estas centrales afectarían dramática e irreversiblemente uno de los paisajes y ecosistemas más hermosos de la región. En efecto, estas centrales constituyen un verdadero desastre ecológico y social pues implican:

    • Practicamente secar el río durante 44 kilómetros, destruyendo así el hábitat de un gran número de peces nativos en estado de conservación y el lugar de recreo de los linarenses y de los miles de turistas que año a año suben a disfrutar de las aguas del Achibueno.
    • Cortar cientos de hectáreas de milenarios bosques nativos para realizar las obras. Estos bosques (de gran tamaño y diversidad) albergan múltiples especies en estado de conservación, como el Hualo y el Ciprés de Cordillera.
    • Depositar millones de metros cúbicos de escombros en las riberas del río y sobre bosque nativo convirtiendo el cajón en un basural de material inservible.
    • Destruir el hábitat de múltiples animales en estado de conservación, como por ejemplo el loro tricahue que difícilmente podría soportar un nivel de invasión tan alto (las loreras del Achibueno se encuentran en pleno corazón de las obras que la empresa pretende realizar).
    • Construir un sin número de obras que convertirían al cajón en un verdadero tributo a la fealdad, como tuberías de varios metros de altura; salas de máquinas de enormes proporciones; bocatomas y tranques que despojarían al río de todo su encanto; un tendido eléctrico que requiere de torres de alta tensión de gran altura y de franjas de seguridad de varios metros; y decenas de kilómetros de caminos y canales a tajo abierto en los cerros, afeando el paisaje y contribuyendo a su irreversible erosión.
  • Porque estas centrales se encuentran dentro de las centrales más ineficientes que jamás hayan entrado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. De acuerdo al indicador de eficiencia de impacto ecológico (MW de potencia promedio por kilómetro de río intervenido o desviado), las centrales del Achibueno requieren intervenir más del doble de kilómetros de río que otras centrales de la zona para producir la misma cantidad de energía (como la central Ñuble, recientemente aprobada).

  • dsc_0156

A continuación hacemos un balance general del proyecto, considerando sus impactos y beneficios.

El Proyecto

El proyecto es de la empresa Hidroelectrica Centinela, propiedad del empresario Isidoro Quiroga. El monto de la inversión es de 285 millones de dólares y contratará un total de 465 personas para mano de obra durante su construcción. Consiste en la construcción de dos centrales de pasada ubicadas a distintas alturas del río: central Castillo, ubicada en la confluencia del Achibueno con el estero Las Ánimas (30 MW de capacidad instalada); y central Centinela, ubicada en las cercanías del pueblo de Pejerrey (105 MW de capacidad instalada). Este tipo de tecnología no utiliza represas, sino que desvía una cierta cantidad de agua del cauce natural del río a través de canales o tuneles que mantienen la cota o altura de la bocatoma. Cuando estos canales o tuneles han ganado suficiente altura con respecto al cauce del río, se deja caer el agua abruptamente por un sistema de tuberías y turbinas que generan la energía (la central). Luego el agua es devuelta al río. Para transportar la energía hasta los centros de demanda se requieren torres de alta tensión que lleguen hasta el mismo lugar donde está emplazada la central.

Principales Obras:

  • 14,5 kilómetros de canales a tajo abierto por los cerros y 12,7 kilómetros de túneles. Para la construcción de estas obras se requiere remover aproximadamente 2.000.000 de metros cúbicos de tierra, que equivale a 200 hectáreas cubiertas por un metro de tierra. La hidroeléctrica pretende depositar este material en las riberas del río y sobre centenarios bosques nativos: ¡una vergüenza!
  • Tuberías de 200 metros de altura y casas de máquinas ubicadas frente a la confluencia del estero Las Ánimas con el Achibueno, Sitio Prioritario de Conservación y que la Conama aspira a declarar como área protegida (ir a declaración de Conama).
  • Tendidos electricos que implican torres de más de 40 metros de altura y franjas de cerca de 40 metros de ancho sin ningún tipo de vegetación.
  • Caminos nuevos de gran impacto visual cuyo único fin sería permitir la construcción y operación de la Hidroeléctrica.
  • 3 tranques que inundarían en total cerca de 20 hectáreas.
  • Tuberías de 375 metros de altura y salas de máquinas ubicadas frente a Pejerrey.

El Gerente General de este proyecto le ha dicho a la comunidad que los impactos ambientales y paisajísticos serán mínimos: que los canales no se verán, que sobre los botaderos plantarán árboles y que las tuberías serán pintadas de color café para que se “fusionen” con el cerro, entre muchas otras cosas. Quisimos poner a prueba la sinceridad de la empresa visitando la central de pasada Chacabuquito (valle del Aconcagua). Elegimos ésta central porque el Gerente General de Hidroelectrica Centinela fue Gerente General de Chacabuquito durante su proceso de construcción. Las imágenes hablan por sí solas…

Botadero Central Chacabuquito (Pablo Lois, actual Gerente General de Electro Austral, fue el Gerente General de este proyecto durante su construcción)

Central Chacabuquito (el actual Gerente General de Hidroelectrica Centinela fue Gerente General de Chacabuquito durante su construcción)

Central Chacabuquito

Política Ambiental de Chacabuquito: ¡llegar y botar!

¿dónde están los árboles señor Lois?

Botadero de Chacabuquito: ningún respeto por el entorno

¿queremos esto en el Achibueno?

Canal de Chacabuquito: ¿queremos esto en el Achibueno?

Impactos sobre el Medio Ambiente

  • Efectos aún no dimensionados sobre vida acuática y Flora Nativa asociados a que la mayor parte del caudal del río será desviado de su cauce natural (EN VERANO MÁS DE LA MITAD DEL CAUDAL).
  • Tala de amplias superficies de Flora Nativa (principalmente bosques milenarios de hualos y cipreses de cordillera) para la construcción de obras como canales, caminos, tendidos eléctricos, botaderos de tierra y centrales. La Hidroeléctrica estima que deberán talar 100 hectáreas. Nosotros creemos que podría ser aún más…
  • Inundación de al menos 15 hectáreas de Flora Nativa.
  • Ruidos del proceso de construcción y operación afectarán negativamente a la fauna del lugar (entre las que se cuenta especies como el loro tricahue).
  • Procesos de erosión desencadenados por la remoción de tierras y la tala de Flora Nativa.
Cajón del Achibueno

Cajón del Achibueno

Impactos sobre el Turismo

Henry Purcell, director ejecutivo de Ski Portillo, se refiere al potencial turístico del Achibueno con las siguientes palabras: “El valle del Río Achibueno posee grandes cualidades para el turismo. En el valle del Río Achibueno existe un mundo de bosques, ríos, montañas, nieve, lagunas;  un mundo de gran biodiversidad en un estado prístino. Aquí podemos ofrecer a los turistas un gran panorama de excursiones y aventura. Ornitología, salidas a caballo, caminatas, montañismo y aventuras en un río maravilloso. Es una zona con grandes posibilidades de turismo internacional de gran atracción”.

La Dirección Regional de Turismo del Maule realizó 5 sondeos durante la temporada estival 2008 para estimar el incremento del número de turistas y el porcentaje promedio de ocupación en los establecimientos de servicios de alojamiento en la región del Maule. Para el Sector Precordillerano (que incluía a Linares) se obtuvo un promedio de 70% de ocupación. Y una cifra impactante: el turismo dejó 40 millones de dólares en la región del Maule durante la temporada estival 2008.

Para el mes de febrero del 2009 el turismo reflejó un aumento de un 16,96% en relación a enero del mismo año.

La pregunta que uno debe hacerse es: ¿qué pasaría con el potencial turístico del cajón del Achibueno si las centrales llegan a ser construidas? Los impactos que las centrales tendrán sobre el turismo están directamente relacionados a los impactos que tendrán sobre la naturaleza y sobre el caudal del río, que constituye la principal fuente de recreación para los turistas.

Turistas con deseos de ver torres de alta tensión, botaderos de tierra, salas de máquinas, tuberías, canales y bosques talados no existen. Una visión de largo plazo de parte de las autoridades, que sepa privilegiar el bienestar de los habitantes de Linares en un horizonte de tiempo prolongado, debiera propender a incentivar el turismo (mejorar los accesos al cajón y estudiar seriamente la posibilidad de que el Achibueno sea Parque Nacional de Chile) y jamás aprobar un proyecto hidroeléctrico de este tipo.

Rio Achibueno

Río Achibueno

Beneficios del Proyecto

Los beneficios para Linares son:

  • Mano de obra local (no sabemos qué porcentaje será de la mano de obra total) que requerirá la Hidroeléctrica durante proceso de construcción (que dura entre 2 y 3 años). Una vez terminado este proceso, las centrales operarán solas.
  • Insumos que adquieran en la comuna.

El aporte energético al SIC (Sistema Interconectado Central):

  • La central Castillo tendrá una capacidad instalada (máxima potencia que puede alcanzar) de 30 MW y la central Centinela de 105 MW. En la práctica, van a alcanzar estas potencias sólo en los meses de invierno, es decir, cuando menos se necesita la energía para paliar las emisiones de CO2 a la atmósfera (la mayoría de las termoeléctricas funcionan justamente en los meses en que no hay lluvias y no es posible satisfacer toda la demanda con la generación hidroeléctrica).

Beneficios versus Impactos

Para que el proyecto aportara desarrollo a la región los beneficios tendrían que al menos lograr compensar los impactos negativos asociados a su construcción. Es evidente que esto no es así: incluso mirado el asunto desde un punto de vista netamente económico, es mucho mayor la riqueza que puede generar el valle en el largo plazo por concepto de empleos e inversiones asociadas al turismo que construyendo las centrales.

Desde el punto de vista ambiental, practicamente todos los ríos de Chile Central han sido intervenidos – o se hallan en proceso de serlo -, agravando la pérdida de biodiversidad ecológica que aqueja a esta zona. Los estudios internacionales más serios en la materia confirman este estado de cosas: la zona Central fue declarada como “Hotspot” por Conservation International el año 2004 (ir al estudio). Esta denominación se refiere a ecosistemas que tienen un alto grado de endemismo (endemismo es una especie biológica exclusiva de un lugar, área o región geográfica, y que no se encuentra de forma natural en ninguna otra parte del mundo) y que a su vez se encuentran sujetas a una fuerte presión humana. En el estudio se identifica explícitamente a las hidroeléctricas como responsables de esta frágil situación.

Mónica Rivera, directora de la Conama en la región del Maule, da cuenta de la necesidad de preservar este lugar: “El Achibueno, posee gran variedad de biodiversidad, recibe las aguas de los esteros Las Ánimas, La Gloria, Potrillo y Los Patos. El Achibueno esconde hermosos rincones que con su cristalino descenso a través de rápidos, pozones y remansos, forman un paisaje sobrecogedor, siendo uno de los paisajes más indómitos del Chile central, con sus lagunas verdeazules, los bosques de especies nativas y las paredes de granito, constituyen en sí un patrimonio natural que debemos proteger”.

Nuestra conclusión es que el aporte que harán las centrales al SIC en materia energética es muy marginal con respecto a los costos que tendrá que asumir la región por su construcción. Si la Estrategia Nacional de Cuencas anunciada por la presidenta Bachelet en su programa de gobierno estuviera operando, no cabe duda que el río Achibueno se encontraría libre de amenazas: “Definiremos una Estrategia Nacional de Cuencas que permita identificar en base a la mejor información científica, aquellas cuencas que se podrán intervenir, así como las que son de interés preservar.  Tomaremos en cuenta los Sitios Prioritarios de Conservación de la Bio-diversidad.  Condicionaremos la aprobación de proyectos hidráulicos de gran escala a los resultados de la Estrategia Nacional de Cuencas”. Hacemos un llamado público a nuestra Presidenta a que cumpla con el compromiso que suscribió con la ciudadanía antes de iniciar su mandato.

40

Uno de los ríos más bellos de la zona central