Un proyecto de acuerdo, que busca presionar al Gobierno a través de la vía política, presentará durante los próximos días el diputado  Jorge Tarud (PPD) con la finalidad que el Cajón Achibueno, donde se aprobó la construcción de dos centrales hidroeléctricas de paso, sea declarado “Santuario de la Naturaleza”.
Así lo anunció el parlamentario ayer y entregó detalles de esta decisión, que se espera sea votada raudamente en la sala por el resto de los congresales.
“Esto no es un proyecto. Es una acción política que busca detener la aprobación de estas mini centrales que son rechazadas por el 80 por ciento de los habitantes de la ciudad de Linares”, acotó el ex diplomático.
El legislador por este distrito manifestó que la acción, desde ningún punto de vista es tardía y representa un mecanismo político para decirle al Gobierno que la ciudadanía no está de acuerdo con esta intervención. “Creemos que el Achibueno es un Santuario de la Naturaleza y por lo tanto levantar estas generadoras hidroeléctricas es un daño irreparable a la flora y fauna”.
Tarud señaló que dado el actual escenario, es decir, tras la aprobación de la ex Comisión Nacional del Medio Ambiente, la ratificación del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y el rechazo de los recursos judiciales por parte de la Corte de Apelaciones, la única alternativa que existe es la de carácter político. “El Presidente Sebastián Piñera tiene la palabra final y espero que pueda rechazar este proyecto. Él (jefe de Estado) en un instante me manifestó que no haría ninguna intervención, pero dado el actual escenario es factible que pueda finalmente salvar el Achibueno y evitar la materialización de esta iniciativa. Espero tener el respaldo de mis colegas parlamentarios en la sala”.

OBRA
La polémica se relaciona con la construcción de las mini centrales “El Castillo” y “Centinela”. Una inversión de 285 millones de dólares que lidera la empresa Electro Austral. Ambas generadoras aportaran al Sistema Interconectado Central (SIC) cerca de 135 mega watts. En la comuna existe un rechazo total a la intervención, aunque hay sectores, principalmente de la montaña que son partidarios, dada la posibilidad de acceder a un trabajo, el mejoramiento de caminos y puentes, y conseguir un acceso más expedito al Nevado de Longaví. Actualmente se está a la espera de un pronunciamiento de la Corte Suprema, por reclamaciones judiciales encabezadas por la Municipalidad de Linares. Tres años duraría la construcción de las centrales.

Fuente: Diario El Centro

Anuncios