El Gerente General de Electro Austral, Pablo Lois, realizó declaraciones al Diario El Centro respecto a la calidad de su proyecto que despertó mucha indignación en quienes conocen realmente los graves impactos de estas centrales. Estas son algunas de las palabras de Lois: “Le quiero decir a la gente que tengan la tranquilidad que este es un proyecto muy bien estudiado por profesionales de diversas áreas, de primer nivel, cumple con la normativa ambiental vigente, fomentará el desarrollo turístico y traerá desarrollo al sector. Es un proyecto muy amigable con el medio ambiente”.

Si uno contrasta las palabras del señor Lois con las declaraciones del ex-director del Servicio de Evaluación Ambiental del Maule (SEA), Tomás Irrarázaval, queda claro que Lois falta a la verdad. Estas fueron algunas de las declaraciones de Irrarázaval: “… efectivamente el proyecto tiene problemas, el impacto es fuerte, lo que pasa es que el proyecto del Achibueno tiene mucho a que oponerse y muchas armas con las que se le puede dar muy duro… me dicen que esos tranques son un aporte al paisaje y me da rabia verlo puesto en el informe y no lo han sacado, pero bueno, ‘filo’. Ustedes hacen bien la pega y van a protestar a todos lados, pero el Presidente Piñera decide respetar su acuerdo y no meter la mano como la metió en Barrancones. Lo más barato y rápido para solucionar el problema es cortarle la cabeza al Conama y eventualmente al intendente y se acabó el ruido. Pero queda el proyecto aprobado y la gente va a quedar relativamente tranquila sin haber resuelto el problema de fondo”.

Otras declaraciones de Pablo Lois fueron: “Nosotros presentamos un proyecto impecable. Este proyecto se discutió y estudio por más de dos años. Para hacer este proyecto contratamos a muchos especialistas de primer nivel que analizaron la iniciativa. Es un proyecto que no inunda, que tiene las mitigaciones apropiadas, combate el calentamiento global, fomenta el desarrollo turístico, crea mil 450 empleos y genera 135 MW. Es un proyecto que cumple con todo, aparte de haber sido aprobado por su calidad. No nos corresponde referirnos a lo que puedan opinar los opositores el respecto”. Dice además que sólo intervendrán un 0,2% de la cuenca del Achibueno.

Esta frase es escandalosa de principio a fin y está llena de mentiras: en primer lugar, es imposible que sólo intervengan un 0,2% de la cuenca del Achibueno, ya que el proyecto desvía de su curso 41 kilómetros de río lo que equivale a un 45% de la extensión total del Achibueno.

En segundo lugar, el proyecto sí inunda, pues contempla la construcción de 3 tranques con capacidad para 96.000, 257.000 y 278.000 metros cúbicos de agua.

En tercer lugar, luego de las declaraciones de Irrarázaval queda totalmente en duda que este proyecto haya sido aprobado por su calidad. Más bien, todo indica que las autoridades regionales recibieron instrucciones del Gobierno Central para aprobar el proyecto independiente de su calidad y su impacto.

Cuarto, es un proyecto que afecta negativamente al 100% de los proyectos turísticos que existen al día de hoy en la cuenca del Achibueno. Prueba de ello es que todos sus dueños se oponen a la hidroeléctrica, así que no es cierto que “fomente el desarrollo turístico”.

Quinto, no es cierto que el proyecto produzca mil 450 empleos: de acuerdo al Estudio elaborado por la propia empresa, se requerirán un promedio de 465 trabajadores por mes, muchos de ellos traídos de otras regiones en virtud de la experticie requerida.

Sexto, la capacidad de las centrales es de 135 MW, pero en la práctica van a ser muy pocos los meses en que van a poder operar a plena capacidad. Así, la propia empresa calcula que producirá en promedio al año 600 GW/hora, lo que equivale a cerca del 1% de la energía consumida en el Sistema Interconectado Central (SIC) durante el 2009. En efecto, las centrales del señor Lois son las más ineficientes que jamás hayan sido aprobadas en Chile en términos de MW producido por Km de río intervenido.

Anuncios