El conflicto por la polémica instalación de las centrales de paso El Castillo y Centinela en el cajón del río Achibueno en la provincia de Linares, está lejos de terminar. Ello, porque a los recursos de protección y constante negativa de los ambientalistas y detractores de las hidroeléctricas en la región, se sumó la renuncia del director regional del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Tomás Irrarázabal, quien reconoció que el proyecto energético era de alto impacto ambiental.
Dimisión al cargo y declaraciones del ex funcionario del ente calificador de planes ambientales en el Maule que vienen a recuperar la esperanza de los opositores a la construcción de las centrales de paso en Achibueno, tal como lo plantea el alcalde subrogante de Linares y asesor jurídico del municipio, Mario Meza, quien asegura que el levantamiento de las hidroeléctricas en el mentado caudal “es completamente anticonstitucional porque la ex Corema ya no existía el 18 de octubre del año 2010 cuando se aprobó el proyecto, ya que por ley había desaparecido. Además es ilegal, dado que lo que señala la ley de Base del Medio Ambiente N°19.300, es que todos los servicios públicos tiene que entender subsanadas las observaciones presentadas a quienes formulan el proyecto, las que en este caso no fueron subsanadas. Así que sentimos que este proyecto es completamente anulable además, por las declaraciones del propio Tomás Irrarázabal, ex director de la extinta Corema y SEA, quien en unas declaraciones reconoce que es un mal proyecto desde el punto de vista ingieneril y técnico”.

¿Cuáles serían los servicios públicos que presentaron observaciones y que no habrían sido subsanados?
“Fueron cinco servicios públicos como la Seremi de Agricultura, Vivienda, Subpesca, SAG y Conaf los que presentaron observaciones de fondo que no fueron subsanadas por la empresa en su momento y que tras vencer el plazo legal para estas subsanaciones, que insisto, no fueron corregidas, el director regional de la Conama entregó una indicación directa de que la empresa subsanaría las observaciones a futuro. Entonces aquí la legislación es clara y tajante al señalar que no debe existir observación alguna y deben ser aprobados por todos los servicios públicos para que la Corema pudiera haberla autorizado”

¿Con la inspección del ministro en visita en el caso Achibueno se acentúa una acción de solicitud de anulación del proceso de aprobación del proyecto?
“Efectivamente el ministro de la Corte de Apelaciones de Talca (Víctor Stenger) realizó una visita inspectiva de al menos cinco horas al Achibueno. Se dio el tiempo de conversar con nuestros biólogos, nuestros ingenieros, nuestros geógrafos y nuestra comunidad donde quedamos muy conformes con nuestras exposiciones y la próxima semana haremos presente a la Contraloría algunas observaciones”.
Meza agrega que ante una pregunta referida a los metros cúbicos que se iban a desechar, la empresa habría contestado al ministro que 500 mil, lo que se contradice con el propio informe de la empresa que señala que al menos serán 8 millones de metros cúbicos correspondientes a 61 metros cuadrados.

Anuncios