Los permisos ambientales de unos cuarenta proyectos, que suman inversiones por más de US$ 1.500 millones, están en peligro.

¿La razón? Fueron aprobados por un organismo que ya no existe: la Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema), instancia que desapareció el 1 de octubre pasado, en el marco del inicio de operación de la nueva institucionalidad ambiental.

La ley que dio forma al ministerio del Medio Ambiente , el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y la Superintendencia del Medio Ambiente, también creó la Comisión de Evaluación Ambiental, que asumiría la revisión y votación de los proyectos.

A diferencia de la antigua Corema, la nueva comisión de evaluación se constituye sin la participación de los gobernadores, consejeros regionales, ni algunos secretarios regionales ministeriales. Sólo lo integran el intendente y los servicios públicos.

Fernando Dougnac, presidente de la Fiscalía del Medio Ambiente, explica que la interpretación del SEA que convocó a Coremas más allá de su extinción es ilegal e inconstitucional y, por ello, las decisiones que éstas tomaron en 40 proyectos son nulas.

A su juicio, la ley debía decir explícitamente que las Coremas podían seguir actuando mientras haya procesos pendientes del sistema antiguo.

Para resolver esta situación, el director del SEA pidió a la Contraloría determinar qué organismo debía pronunciarse. La respuesta de esa repartición fue tajante: acorde con la norma, la Comisión de Evaluación respectiva o el director ejecutivo del SEA deben calificar los proyectos o actividades.

Consultados al respecto, en el SEA dijeron que no comentan los dictámenes de Contraloría. Esta instancia agregó que las inversiones aprobadas por Corema mantendrán su validez, porque se emitieron “actuando de buena fe y en el convencimiento de estar actuando en un ámbito de legitimidad”.

Sin embargo, Dougnac estima que si las aprobaciones de estos proyectos son impugnadas ante la Justicia, dificilmente los tribunales acogerán la lectura de la Contraloría y serían anulados.

Las inversiones que podrían ser llevadas hasta los tribunales:

Dentro de los proyectos más relevantes que fueron aprobados por Coremas después de la extinción legal de este organismo figuran:
US$ 300 mills. Puerto Castilla de OMX , firma ligada al millonario brasileño Eike Batista.
US$ 448 mills. Complejo Asistencial Sur del Servicio de Salud Metropolitano Sur.
US$ 285 mills. Proyecto hidroeléctrico Achibueno de Hidroeléctrica Centinela.
US$ 169 mills. Ampliación y mejoramiento minas Los Colorados de Compañía Minera del Pacífico, filial de CAP.

Fuente: El Mercurio, 18 de enero 2011.

Anuncios