El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado por la Hidroeléctrica el pasado 24 de Marzo ante la Conama ha sido revisado minuciosamente por nuestro equipo de especialistas. Nos hemos encontrado con un estudio que ha sido elaborado a la ligera y que en algunos aspectos falta descaradamente a la verdad.

Un claro ejemplo de esto se encuentra en el capítulo 2 del EIA,  el cual  describe con las siguientes palabras los sitios elegidos por la hidroeléctrica para depositar los dos millones docientos mil metros cúbicos de escombros que necesitarán extraer para construir sus tranques y túneles: “(…) las áreas seleccionadas corresponden a sectores con escasa a nula presencia de cobertura vegetal (…).” (EIA, capítulo 2, página 64). Esta afirmación es absolutamente falsa, hecho que se comprueba a simple vista al observar estas áreas. La siguiente foto muestra el lugar donde iría un botadero de 8 hectáreas de superficie (D.M. Centinela 01):

Hualos y Ciprés

Hualos y Ciprés

En la foto se aprecian hualos añosos y cipreses (ambas especies en categoría de protección). Otro ejemplo es el depósito de 3,5 hectáreas (D.M. Castillo 04) ubicado a unos 700 metros de la confluencia del Achibueno con el estero Las Ánimas. En la foto del lugar se aprecia abundante vegetación:

DSC03347

¿Escasa y nula vegetación?

Cabe agregar que estas dos áreas se encuentran insertas justamente dentro del sector que la Conama ha elegido como Sitio Prioritario de Conservación de la Biodiversidad de la región del Maule.

Otro aspecto realmente vergonzoso del EIA es la evaluación que se hace sobre los efectos que tendrá el proyecto en el paisaje del cajón. El único impacto sobre el paisaje considerado en la etapa de Operación del proyecto (toda su vida útil) se refiere a “Creación de nuevos cuerpos de agua temporales dentro del mosaico del paisaje” (pág 6-243), cuerpos de agua que corresponden a los embalses requeridos por el proyecto.

Solo muestra el nivel de liviandad del EIA el que se pretenda sostener que el único impacto del proyecto sobre el paisaje en su etapa de operación se reduciría a los nuevos embalses, dejando fuera impactos tan significativos en el paisaje como la drástica reducción del caudal del río durante 42 kms, el efecto permanente sobre el paisaje del sistema de interconexión eléctrica, el impacto de los caminos, canales y resto de las instalaciones como casas de máquinas, bocatomas, etc. que impactarán sobre el paisaje de manera permanente en su etapa de operación.

Pero eso no es todo, además se considera en el EIA que este “único efecto sobre el paisaje en su etapa de operación”, denominado “Creación de nuevos cuerpos de agua temporales dentro del mosaico del paisaje” (pág 6-243) tiene además un valor “positivo” en términos de valorización del paisaje. Se sostiene esto sin siquiera indicar qué paisajes serán reemplazados por estos 3 embalses que ocupan 28 hectáreas. Como si fuera lo mismo plantear un embalse en un peladero que sobre bosques nativos en alto estado de conservación como ocurrirá en la práctica de autorizarse este proyecto como está presentado. La siguiente foto muestra el lugar donde se pretende instalar el primer embalse de la central Centinela:

Embalse Centinela

A lo anterior se suman omisiones inexcusables en todo tipo de planos, entre los que destacamos:

  • gran cantidad de flora y fauna no reconocida o mal identificada
  • no hay referencia a la cultura arriera presente en el cajón. El estudio se refiere despectivamente a los arrieros, y con el claro propósito de pasar por alto su valor cultural, como simples “ganaderos”
  • sitios arqueológicos de alto valor que ni siquiera aparecen nombrados en el estudio
  • no hay ningún tipo de análisis sobre los impactos que tendrá la disminución del caudal en la ícteofauna (fauna acuática) del río
  • la empresa ha escatimado en gastos a tal nivel que ni siquiera se ha tomado la molestia de medir el río, algo desde todo punto de vista imprescindible para un proyecto de estas características

Además, la empresa le ha dicho a la ciudadanía (en las reuniones de participación ciudadana) que entre los beneficios del proyecto se encuentra el fortalecimiento de la actividad turística gracias a la gran cantidad de caminos nuevos que tendrá que construir la empresa. La contradicción es flagrante, ya que todos estos caminos (como la empresa ha afirmado en otras ocasiones) no estarán disponibles para el público, sino que serán de carácter privado.

Anuncios